PERDÍ MI TRABAJO POR UN ERE Y, PREVIAMENTE, SE SUSPENDIÓ TAMBIÉN POR UNA REGULACIÓN DE EMPLEO Y COBRÉ EL PARO, ¿CUÁNTO DURARÁ MI PARO AHORA?

Si desde el último día que percibió la prestación por haberse suspendido su relación laboral hasta la fecha en la que se produce su extinción, ha trabajado menos de 360 días, la duración de la prestación será por el tiempo que le reste por percibir de la prestación que tenía reconocida inicialmente por la suspensión de su relación laboral.

Si entre ambas fechas ha trabajado 360 días o más, deberá optar entre reabrir la prestación inicial por el periodo que le quede o percibir la prestación generada por las nuevas cotizaciones que haya efectuado en dicho periodo. Es lo que se llama derecho de opción.

Sin embargo, si la decisión empresarial de la suspensión de su relación laboral estuvo comprendida entre el 01/01/2012 y el 31/12/2013, ambos inclusive, y la decisión de extinción está comprendida entre el 12/02/2012 y el 31/12/2014, ambos inclusive, tendrá derecho a la reposición de la prestación por desempleo de nivel contributivo, tantos días como hubiera percibido el desempleo total o parcial durante la suspensión, con un límite máximo de 180 días, siempre que reanude dicha prestación.

También gozará de este derecho, (siempre que las respectivas decisiones empresariales que autorizaron la suspensión y la extinción de la relación laboral, tuvieran lugar en las fechas señaladas en el párrafo anterior), si hubiera agotado la prestación por desempleo durante la suspensión de la relación laboral y en la fecha de extinción de la misma no hubiera realizado cotizaciones suficientes para obtener una nueva prestación.

Ejemplo: Persona trabajadora afectada por una suspensión de contrato entre el 01/11/2012 y el 30/04/2013, se le reconoce una prestación de 720 días de duración. Posteriormente, se extingue el contrato de trabajo por decisión empresarial el 30/6/2013, tiene necesariamente que reanudar la prestación anterior. Asimismo, tiene derecho a la reposición del periodo consumido durante la suspensión, pero por un máximo de 180 días, aunque hubiese percibido previamente más de 180 días de prestación.

Más información en: "Me ha afectado un ERE o un ERTE