INGRESÉ EN PRISIÓN, ¿PUEDO SEGUIR COBRANDO LAS PRESTACIONES POR DESEMPLEO? ¿PUEDE COBRAR MI CÓNYUGE POR MÍ?

Su ingreso en prisión por cumplimiento de condena implica la suspensión de las prestaciones por desempleo durante el tiempo de la condena excepto si tiene responsabilidades familiares y no disfruta de ninguna renta familiar cuya cuantía supere el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Para seguir cobrando la prestación deberá solicitar la continuidad de la percepción en su oficina de prestaciones pidiendo cita previa en la Sede electrónica del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o por teléfono.

Si se le reconoce el derecho a seguir percibiendo la prestación y tiene el cobro domiciliado en cuenta bancaria, la prestación se seguirá ingresando en dicha cuenta y no serán precisos más trámites.

Pero si cobraba por ventanilla, deberá autorizar mensualmente a su cónyuge para que cobre en su lugar, aportando, entre otra documentación, los DNI/NIE de ambos y un documento que acredite que usted se encuentra en prisión.

El ingreso provisional en prisión (la llamada prisión preventiva) no conlleva la interrupción del derecho a la prestación o subsidio por desempleo.