Reconocimiento de cualificaciones profesionales en la Unión Europea

12 de junio de 2017

El BOE del sábado 10 de junio de 2017 publica un Real Decreto por el que se incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva 2013/55/UE del Parlamento Europeo y del Consejo y se modifica la Directiva 2005/36/CE relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales y el Reglamento (UE) número 1024/2012 relativo a la cooperación administrativa a través del Sistema de Información del Mercado Interior (Reglamento IMI).

La Directiva 2005/36/CE refundía casi toda la legislación comunitaria sobre reconocimiento de cualificaciones profesionales, agrupándola en un único cuerpo normativo. La Directiva 2013/55/UE se traspone a la legislación española e introduce algunas modificaciones relevantes con la finalidad de seguir progresando en la eliminación de los obstáculos al ejercicio de los derechos de los ciudadanos de la Unión Europea y aligerando la carga administrativa vinculada al reconocimiento de las cualificaciones profesionales. También intenta mejorar la competitividad de los Estados miembros, apoyar el crecimiento sostenible y reducir el desempleo en el marco de las medidas de las iniciativas europeas de promoción de la movilidad de los trabajadores dentro de la Unión Europea.

Tarjeta profesional europea

Se establece una Tarjeta Profesional Europea, destinada a facilitar la movilidad temporal a través de la aplicación, según los casos, del sistema de reconocimiento automático o de un procedimiento simplificado en el marco del sistema general. El sistema de esta Tarjeta Profesional Europea debe apoyarse en el Sistema de Información del Mercado Interior (IMI).

La nueva regulación también establece el Acceso Parcial, con objeto de solucionar aquellos casos en los que el Estado miembro dé acogida las actividades cuyo ejercicio se pretende son parte de una profesión cuyo ámbito de actividad es mayor que el del Estado miembro de origen.

Por otro lado, de forma específica, la nueva normativa incorpora también novedades respecto a las condiciones mínimas de formación establecidas para determinadas profesiones.

Principios comunes de formación

Se introducen principios comunes de formación, que promueve un carácter más automático del reconocimiento de cualificaciones profesionales en el caso de profesiones que no gozan actualmente de éste. Estos principios comunes de formación deben adoptar la forma de Marcos Comunes de Formación, basados en un conjunto común de pruebas de formación normalizadas. La norma también habla de la obligación para los profesionales de disponer de los conocimientos lingüísticos necesarios.

En este enlace puedes consultar el texto íntegro de esta disposición legal.