Evaluación de la formación

El sistema de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral integra la formación dirigida a trabajadores desempleados y a trabajadores ocupados y constituye una de las principales políticas activas de empleo financiadas con recursos públicos. Las competencias en materia de formación profesional para el empleo son compartidas por la Administración General del Estado, que tiene la competencia normativa, y por las Comunidades Autónomas, que tienen las competencias de ejecución.
La evaluación permanente permite conocer el impacto de la formación realizada en el acceso y el mantenimiento del empleo, la mejora de la competitividad de las empresas, la mejora de la cualificación de los trabajadores, la adecuación de las acciones formativas a las necesidades del mercado laboral y la eficiencia de los recursos económicos y medios empleados.
La evaluación de este sistema está regulada en el artículo 21 de la ley 30/2015, de 9 de septiembre, donde se establecen tres niveles de evaluación complementarios:

  • El Plan anual de evaluación de la calidad, impacto, eficacia y eficiencia del conjunto del sistema de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral, coordinado por el Servicio Público de Empleo Estatal, con la participación de los órganos o entidades competentes de las comunidades autónomas y de las organizaciones empresariales y sindicales más representativas. Este Plan incluirá la evaluación de la formación programada y gestionada por las empresas para sus propios trabajadores.
  • La evaluación permanente, responsabilidad de los órganos competentes para la gestión,  programación y control de la formación profesional para el empleo en sus respectivos ámbitos.
  • Las evaluaciones externas que se estimen necesarias para dar respuesta a objetivos e indicadores concretos previamente definidos, realizadas por entidades independientes ajenas al sistema de formación profesional para el empleo. Asimismo, podrán realizarse evaluaciones interadministrativas acerca de la calidad y el impacto de la formación.

El Servicio Público de Empleo Estatal ha puesto en marcha las siguientes líneas de trabajo para evaluar la formación profesional para el empleo:

  • Evaluación de la calidad de la formación

    El Servicio Público de Empleo Estatal promueve la calidad de las ofertas de formación para el empleo llevando a cabo un seguimiento y evaluación de las acciones formativas en su ámbito de competencia con el objeto de asegurar su eficacia y adecuación permanente a las necesidades del mercado de trabajo.
    Con este fin, se ha desarrollado un procedimiento específico y un sistema electrónico de información, para que los participantes cumplimenten online el cuestionario de satisfacción (cuestionario de calidad), que permite medir la calidad de la formación impartida teniendo en cuenta, entre otros, la opinión de los participantes en las distintas acciones formativas, tal y como establece la normativa reguladora del sistema de formación profesional para el empleo.
    Este  sistema electrónico permite una relación más abierta, eficaz, eficiente y de calidad entre el SEPE y los ciudadanos, e introduce los elementos de control necesarios para velar por la correcta cumplimentación de los cuestionarios.

    Plan Anual de Evaluación del conjunto del subsistema de formación profesional para el empleo

    En su papel de coordinador del Sistema Nacional de Empleo, el Servicio Público de Empleo Estatal, junto con los órganos competentes de las Comunidades Autónomas y con la colaboración de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, ha constituido un grupo de trabajo encargado de elaborar anualmente el Plan de evaluación de la calidad, impacto, eficacia y eficiencia del conjunto del sistema de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral.
    De acuerdo con la norma establecida, los Planes anuales de Evaluación del conjunto del sistema de formación profesional para el empleo que se elaboren deben ser sometidos a informe del Consejo General del Sistema Nacional de Empleo, órgano consultivo en materia de formación profesional para el empleo, en el que participan las Administraciones Públicas y los Interlocutores Sociales.
    En el marco del enfoque adoptado por la Ley 30/2015, de 9 de septiembre, los Planes anuales de Evaluación deben contemplar y observar los fines del propio sistema:
    a) Favorecer la formación a lo largo de la vida de los trabajadores desempleados y ocupados para mejorar sus competencias profesionales y sus itinerarios de empleo y formación, así como su desarrollo profesional y personal.
    b) Contribuir a la mejora de la productividad y competitividad de las empresas.
    c) Atender a los requerimientos del mercado de trabajo y a las necesidades de las empresas, proporcionando a los trabajadores las competencias, los conocimientos y las prácticas adecuados.
    d) Mejorar la empleabilidad de los trabajadores, especialmente de los que tienen mayores dificultades de mantenimiento del empleo o de inserción laboral.
    e) Promover que las competencias profesionales adquiridas por los trabajadores, tanto a través de procesos formativos como de la experiencia laboral, sean objeto de acreditación.
    f) Acercar y hacer partícipes a los trabajadores de las ventajas de las tecnologías de la información y la comunicación, promoviendo la disminución de la brecha digital existente, y garantizando la accesibilidad de las mismas.

    Consulta de documentos

    La información disponible se encuentra en la web del Sistema Nacional de Empleo.

    Cuestionario de calidad

    Cuestionario para la evaluación de la calidad de las acciones formativas en el marco del sistema de formación para el empleo.

Documentación