Aprender como inversión

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  • Aprender tiene un coste que podemos evaluar.
  • Cuando aprendemos a trabajar, hay que convertir el coste en inversión. Para eso hay que evaluar el coste del aprendizaje y compararlo con el beneficio derivado de lo aprendido.
  • Nos interesa el valor añadido por el aprendizaje realizado, tanto para la empresa como para la persona.
  • El valor añadido en la empresa se mide por el alcance de la mejora prevista, sea en reducción de costes, mejor calidad, más clientes y ventas y otros.
  • También podemos medir si el aprendizaje nos ha ayudado para emprender un negocio, o a encontrar trabajo.
  • El aprendizaje es inversión cuando añade valor. Si la persona o la organización pueden lograr cobrar el valor añadido, la formación se convierte en gestión de conocimiento.